• Miércoles, junio 6th, 2018
  • 08:06
  • Ciudad de México

La historia de la joven que estafó a Nueva York

Si, la mayoría soñamos con una vida de lujos: viajes, restaurantes, hoteles y joyas, pero bueno, a veces la situación no es tan favorecedora y hay que trabajar mucho para obtener lo que quieres.

Sin embargo, hay personas que desean la cima sin escalar la complicada montaña, dinero fácil.

Un claro ejemplo de esto es la historia de “Anna Delvey”, una joven de 27 años que durante mucho tiempo llevó una vida de lujo en Nueva York.

Se codeaba con famosos artistas y financieros a los que les contaba que su padre era un diplomático y empresario petrolero alemán.

Tal era su inteligencia para los “negocios” -ilegales- que se hospedaba siempre en los mejores hoteles, comía en los mejores restaurantes y organizaba fiestas con frecuencia a las que acudían famosos, altos directivos y hasta deportistas, esto hacía que nadie jamás sospechara de ella.

De acuerdo con una investigación de la revista New York Magazine, con manipulaciones, Delvey logró engañar no sólo a conocidos ocasiones, sino también a grandes bancos, promotores e inversores.

En 2016 y siendo “amiga” de gente tan importante quiso abrir su propio club y centro de arte contemporáneo.

Uno de sus conocidos, el arquitecto Gabriel Calatrava, y su empresa familiar dedicada a bienes raíces le ayudaron a encontrar el espacio adecuado: seis pisos en un edificio de finales del siglo XIX situado en Park Avenue.

Anna fue asistida por expertos financieros y abogados famosos, como Joel Cohen, conocido por su investigación en contra de Jordan Belfort, conocido como “El lobo de Wall Street”.

Sus problemas comenzaron cuando en febrero del año pasado, la “millonaria” alquiló una habitación en el hotel “boutique” neoyorquino 11 Howard, haciéndose pasar por mejor amiga del dueño.

Con esos engaños se alojó durante un mes en una suite que cuesta 400 dólares al día. Durante ese tiempo se hizo muy popular entre los trabajadores por dar generosas propinas.

Sin embargo, las dudas entre el personal se hicieron grandes cuando se descubrió que jamás había proporcionado el número de su tarjeta de crédito.

Consiguió saldar la deuda, pero al no dar un número de tarjeta tuvo que abandonar el hotel. Poco a poco se hizo evidente que debía dinero a muchas personas. Dos hoteles de Manhattan cuyas cuentas la joven no pagó acusaron a Delvey de robo de servicios.

Durante la investigación se descubrió que el nombre real de Anna Delvey es Anna Sorókina. Nació en Rusia en 1991 y en 2007 su familia se trasladó a una pequeña ciudad cerca de Colonia (Alemania). El padre de Anna trabajó como camionero y luego se dedicó a la venta de equipos de aire acondicionado y calentadores.

En verano de 2017 Sorókina fue arrestada en Malibú acusada de seis cargos.

Compartir :